Plan de Acción

El plan de acción es una herramienta de planificación empleada para la gestión y control de tareas o proyectos. Como tal, funciona como una hoja de ruta que establece la manera en que se organizará, orientará e implementará el conjunto de tareas necesarias para la consecución de objetivos y metas.

 

La finalidad del plan de acción, a partir de un marco de correcta planificación, es optimizar la gestión de proyectos, economizando tiempo y esfuerzo, y mejorando el rendimiento, para la consecución de los objetivos planteados.

 

Los planes de acción son muy útiles a la hora de coordinar y comprometer a un conjunto de personas, organizaciones o, incluso, naciones, a involucrarse y trabajar juntas con la finalidad de conseguir determinadas metas.

El objetivo de un plan de acción es disminuir la incidencia o afectación del riesgo psicosocial identificado dentro de la organización.

 

Las Ventajas de la aplicación de un plan de acción son varias entre las principales tenemos: mejorar las competencias de nuestros trabajadores, valorar un clima laboral antes y después de la aplicación del plan, reducir los niveles de estrés y carga mental a través de la aplicación de pausas activas teniendo en cuenta que el estrés es una de las consecuencias principales de los factores de riesgo psicosocial.

 

La ventaja principal es conocer qué tipo de colaboradores tiene la empresa, como se sienten los trabajadores dentro de su horario laboral y sobre todo identificar en que se puede mejorar para que se sientan seguros dentro de su puesto de trabajo.


Como resultado de los programas de riesgos psicosocial las empresas tendrán trabajadores más eficientes y comprometidos con los lineamientos empresariales o plan estratégico de la empresa.